ema13clara@gmail.com

Tuesday, February 13, 2018

LA DEPRESIÓN TAMBIÉN TIENE QUE VER CON LOS QUE NOS RODEAN

Maritza había estado tomando un antidepresivo para superar la falta de conexión que sentía con lo que la rodeaba, sensación de alienación que le había surgido después de su divorcio. Tal como me lo contó, era como si no perteneciera al planeta tierra y los demás fueran seres extraños y lejanos. Es cierto que tenía un grupo de amigas con las que se encontraba ocasionalmente para cenar o tomar una copa. Sin embargo, en su interior Maritza sabía que éstas no eran amigas sino personas que había conocido a través de los años pero que no había elegido. Gracias al éxito profesional de su marido, Maritza había gozado de un mayor bienestar que estas amigas. Como resultado, a éstas les resultaba difícil ocultar la envidia que sentían. Mientras estuvo casada Maritza no sintió demasiado la hostilidad de estas mujeres, quizás porque estaba protegida por la sombra de su marido. Pero ahora que estaba sola, los comentarios negativos y la actitud hostil de ellas se podía palpar aquí y allá. Cuando Maritza me confió su preocupación de que su depresión había durado demasiado, de inmediato le pregunté si había tratado de dejar el antidepresivo y cómo se había sentido si así lo había hecho. Sin siquiera pensarlo me contestó que apenas el nivel del antidepresivo en la sangre disminuía, la incómoda sensación de no pertenecer reaparecía. Y para no sentirse tan perdida ella había retomado la medicación. Le contesté que, a pesar de que su divorcio había sido un momento muy difícil, diez años eran demasiado tiempo para cicatrizar la herida. Maritza estuvo de acuerdo y me preguntó qué podía hacer para retomar el control de su vida. Conocía a Maritza desde hacía mucho tiempo y sabía que era una persona buena y generosa. Nunca había tenido dificultades en encontrar compañía, pero a menudo la compañía que había encontrado no era la que necesitaba. Muchas veces me pregunté por qué se había conformado con el hombre con el que se había casado y con las amigas que tenía. Éstos eran, en general, individuos con personalidad narcisista que habían encontrado un nido perfecto en Maritza, siempre lista para complacerlos. El hecho de que estos caracteres desagradables siguieran apareciendo en su vida se debía probablemente al hecho de que Maritza aún no había aprendido la lección que había venido a aprender en esta vida: retomar su autoridad y establecer los límites con cortesía, pero con firmeza. Afortunadamente, el universo repite las lecciones tantas veces como sea necesario para que sean aprendidas. Y así fue como un día Maritza organizó una velada con un orador que había conocido en la universidad local. Cuando propuso traerlo para que hablara, sus amigos estuvieron de acuerdo que era una buena idea, e incluso ofrecieron una casa para el evento. Sin embargo, en el día elegido y mientras el orador estaba dando su presentación, un par de estos amigos empezaron a hablar en sus celulares en voz alta y sin preocuparse por lo que estaba teniendo lugar. Esa noche Maritza regresó a su casa con una profunda ira a cuestas, no sólo por ella sino por el orador que probablemente había pasado un par de horas preparando la presentación. El hecho de que estos amigos hubieran estado hablando en voz alta en la cocina durante el evento planteaba una cuestión importante: ¿tenía Maritza tanto miedo de estar sola que se había conformado con la compañía de gente tan vana? En la oscuridad de su cuarto Maritza tenía dificultad en conciliar el sueño mientras trataba de contestar una de sus preguntas existenciales más importantes. ¿Cómo estaba viviendo su vida? ¿Qué cambios tenía que hacer? Finalmente, con el alba Maritza encontró la respuesta que estaba buscando. Los que la rodeaban no eran la compañía que ella necesitaba. Tenía que dejarlos ir y buscar amigos que la respetaran y la quisieran honestamente, amigos que desearan lo mejor para ella. A los demás tenía que agradecerles las lecciones aprendidas y dejarlos ir. Y así fue. Al haber finalmente aprendido la lección que necesitaba aprender, Maritza encontró aquellos que ahora son sus verdaderos amigos. Nota: Maritza dejó de tomar el antidepresivo y siente que cada día que su vida es una bendición.

Sunday, January 28, 2018

DEPRESSION HAS ALSO TO DO WITH THOSE WHO SURROUND US

Maritza had been taking a mild antidepressant for many years to overcome the lack of connection she had started feeling with her divorce. As she described it to me, it was as if she did not belong in this planet and that all others were aliens with whom she could not connect. It is true that she did have a group of women friends whom she met for drinks or an occasional dinner. However, deep down her heart she knew that these were not really friends but people she had met through the years but that she had not chosen. Because of her husband's professional success, Maritza's life had been more comfortable that most of these friends, and as a result it was often difficult for them to hide their feelings of envy. While she was married Maritza did not feel so much these women's hostility, perhaps because a married woman is always protected by her husband's shadow. Now that she was alone the negative comments and the hostile attitude could be sensed here and there. When Maritza told me about her concern that her depression had lasted for so long, I immediately asked her if she had tried to come off the antidepressant and how did she feel when she did. Without hesitation she answered that as soon as the antidepressant level in her blood lowered that uncomfortable feeling of not belonging had reappeared. So in order not feel so lost she had restarted the medication. I told her that although her divorce had been a tough pill to swallow, ten years were too long of a time to heal the pain. Maritza agreed and asked what could she do to regain control of her life. I had known Maritza for many years and I knew that she was a very kind and generous person. She had never had trouble finding company, but often the company she found was not the company she needed. Many times I had wondered why she had settled for the man she had married and the friends she had chosen. These people were in general narcissistic personalities whose sense of entitlement had found a perfect nest in Maritza, always ready to please them. The fact that these unpleasant characters kept popping up in her life was probably due to the fact that Maritza had still not learned the lesson she had come to this life to learn: to regain her authority and set her boundaries politely but with confidence. Fortunately, the universe has a way to repeat its lessons as many times as we need to learn them. As luck would have it, one day Maritza organized an evening with a speaker she had met at the local university. When she made the proposal, all her friends had agreed that it was a good idea, and they even offered a house to host the event. However on the designated day and while the speaker was presenting, a couple of these friends started talking on their cellular phones loudly and not caring whom they were disrespecting. That night Maritza went home with a deep feeling of frustration and anger, not only for herself but also for the speaker who had probably spent a couple of hours preparing his presentation. The fact that one of these friends was talking loudly in the kitchen during the presentation had brought about a very important question: was Maritza so afraid of being alone that she had settled for people so hostile and vain? In the darkness of her room Maritza could barely sleep trying to answer one of her most important existential questions. How was she living her life? What changes did she have to make? Finally by daylight Maritza had found the answer she was looking for: the people who surrounded her were not the people she needed in her life. She had to let them go and find the right companions: friends who respected and loved her sincerely, friends who wished her the best. All the others she had to thank for the lessons learned and let go. So she did, and since she had learned the lesson she needed to learn she finally found those who are now her true dear friends. Note: Maritza has stopped taking antidepressant medication and feels every day that her life is a blessing.

Tuesday, January 9, 2018

THREE WOMEN AND THREE WOLVES by Ernesto Marcos

Ernesto Marcos’ new book, Three Women and Three Wolves, takes us once again to that mysterious world that lies between where we are and the unknown. The book includes 13 stories --the number is significant-- that start amidst the normal life of the character and end in a world of magic and mystery. The first story, Tap, Tap, Tap, reminded me of the film The Conversation, where Gene Hackman destroys his apartment in a bout of paranoia. In Marcos’ tale, Anthony Carpenter gradually slides into “a soulless existence” as he is slowly swallowed by a mysterious creature protecting a sacred earth. Although the title Through a Door Darkly reminds us of Bergman’s film Through a Glass Darkly, Marcos does not seem to want to depict a schizophrenic character but a man open to explore supra- realities without fear. Besides the dream-like states of his stories, the author describes his characters with a deep dose of lyricism. “Shades of shifting blue and green drifted in and out of her eyes as they conversed”, is one of his beautiful literary images. Peter, and Lucida, the characters of Through a Glass Darkly, will enter the door of their unconscious and will come out unscathed, and probably wiser. Finally, in Duende we are taken back to the time of our childhood where fairies became real in the darkness of our bedrooms and our dreams became true in the nightly silence of our homes. Readers who love the fantastic will greatly enjoy this book

Monday, January 8, 2018

LOS MISTERIOS DE LA VIDA

Flavia miró por la ventana el cielo transparente de primavera que iluminaba el estudio ya vacío de libros y anotaciones. Ese domingo había decidido quedarse en su casa para ordenar papeles como solía hacer todos los fines de año. Al entrar en el antiguo estudio de su marido, la invadió una profunda nostalgia. Con el pasar de los años la pena se había ido apagando y convirtiendo en una tristeza etérea. A diferencia de sus amigas que al divorciarse emprendían una nueva jornada para ocultar rápidamente unos besos con otros, Flavia supo comprender que las experiencias, especialmente las dolorosas, no están para ser ocultadas sino para ser comprendidas e integradas. Día tras día había podido comprobar que la mayoría de sus amigas, en su afán por quitarse de encima el pasado, lo único que habían logrado era tapar el sol con el dedo. Habían cambiado de pareja, es cierto, pero habían llevado a cuestas los mismos problemas no resueltos. Ella en cambio había logrado darse cuenta de que no se trataba en absoluto de buscar apoyo, sino de aprender a andar por los laberintos de la vida. Al reveer su historia, Flavia no pudo menos que recordar a Martín. Faltando ya pocos meses para ella encontrarse con su futuro marido al otro lado del Atlántico, Martín había aparecido en su vida con un significado distinto y mucho más claro del amor. Pero, si bien él había tratado de acercarse a ella, Flavia se sentía indefectible y misteriosamente atada al hombre con el que había decidido casarse. Ahora, en ese domingo soleado y en ese estudio vacío de vida, Flavia sintió la añoranza golpearle el pecho como una flecha salvaje. Y, de pronto, como un gigantesco alud de nieve, los recuerdos de ese amor nunca concretado se posaron en su alma triste. Flavia trató de recordar cómo Martín había seguido presente en su vida, aún después de haberse casado ambos; y se acordó que cada vez que él viajaba adonde ella vivía, los llamaba a ella y a su marido para encontrarse a cenar. Si bien al principio su esposo se había negado a las invitaciones, gradualmente las aceptó a pesar de saber que Martín aún amaba a Flavia. Paradójicamente la atmósfera de las cenas era festiva, mientras los tres se ponían al día con los chismes de amigos comunes. Y en ese domingo de primavera, tanto tiempo después, Flavia hubiera dado años de vida por volver a revivir esos momentos tan gratos. Pero era demasiado tarde ya que Martín había muerto en un accidente un lejano día de abril, dejando atrás una mirada melancólica y una inteligencia clara. Quizás fueron los sueños que empezó a tener, o quizás fue el anhelo de buscarle un sentido a tanto dolor, lo que empujó a Flavia a revisar sus recuerdos y a buscarles un propósito. La pregunta que se hacía era porqué, si Martín había mostrado ser tanto más íntegro, había decidido planear su vida con el hombre que ahora la había desertado. De tanto hacerse esta pregunta y muchas otras, a la noche le costaba dormir. No encontraba respuesta que la satisficiese. Hasta que un día Flavia tuvo un sueño extraño que la despertó a las tres de la mañana y le develó el misterio que la acosaba. Estaba en una playa y era pleno verano. Corría una brisa suave que apenas alcanzaba a mover las hojas verde seco de las palmeras. Cuando alzó los ojos hacia el firmamento divisó a lo lejos una luz que, de tan brillante, alcanzaba a iluminar la extensa masa de agua oscura. Empezó a caminar por la arena húmeda hasta ver a lo lejos una figura que se acercaba lentamente hacia ella. Por un instante sintió miedo, pero luego al divisar el rostro apacible de Martín sintió una felicidad hasta entonces desconocida. Cuando estuvieron a pocos pasos el uno del otro, él le dijo: “Flavia, ya no falta tanto. Lo ocurrido fue necesario para que ambos aprendiéramos los misterios de la vida. Ahora, cumplida la tarea, sólo es cuestión de tiempo”. Luego le besó los labios y desapareció en la negrura de la noche veraniega. Flavia permaneció inmóvil, mirándolo irse y gozando hasta el infinito del beso furtivo que le había dado. Luego, en la oscuridad de la noche, emprendió el regreso. Al llegar a su casa el estudio seguía yermo, pero era como si albergara ecos de otras tierras, tierras aún sin descubrir. Sobre el escritorio, ahora vacío de papeles, yacía una vieja foto. Había sido sacada mientras cenaban los tres en un restaurante cuando eran aún muy jóvenes. Flavia se acercó y se dispuso a mirarla atentamente, y lo que notó fue que a uno de los rostros el tiempo lo había casi borrado. Sólo Martín y ella eran aún claramente visibles.

Wednesday, December 27, 2017

LA DEPRESIÓN DE LAS FIESTAS DE FIN DE AÑO

Existen dos tipos de depresión que tienen lugar durante el invierno: la depresión de las fiestas de fin de año y la depresión de estación. Esta última se denomina Desorden Afectivo de Estación y está relacionado con el clima invernal. Créanlo o no, este tipo de depresión tiene que ver con la cantidad de luz que el cerebro necesita para regular nuestro reloj biológico, de tal manera que el tratamiento se basa en el uso de una lámpara que provee una cantidad de luz parecida a un día primaveral. De acuerdo a los foto-biólogos, la luz de la lámpara es transferida al hipotálamo en el cerebro, que a su vez afecta la función de nuestro reloj biológico. Este proceso regula nuestro patron de sueño que, como todos sabemos, es muy importante para sentirnos bien. Sin embargo, hoy voy a hablar del otro tipo de depresión: la depresión de las festividades de fin de año. Esta depresión no es generada por nuestra genética sino por nuestra reacción a la situación que nos rodea. En otras palabras, el hecho de que la mayoría de nosotros tendemos a comparar nuestra vida con la de otros --especialmente durante la Navidad-- tiene como resultado el sentirnos tratados injustamente por la vida.Todo tiene comienzo cuando empezamos a caminar por la calles a la nochecita y nos dedicamos a mirar a hurtadillas las bien alumbradas salas de nuestros vecinos, con sus magníficos árboles de Navidad y sus lucecitas de plata. El todo parece salido de Cascanueces, con sus muñecas fantásticas y sus invitados lujosamente ataviados.  Sin embargo, si nos tomamos el tiempo de leer las notas que hablan del tema de la Navidad en los Estados Unidos, nos enteraremos de que más del 50 por ciento de nosotros teme pasar las fiestas con la familia extensa. Algunos de nosotros describimos estas fiestas como un tiempo difícil en el que tratamos de no dejar que antiguos resentimientos surjan y lastimen a nuestros familiares. A veces ocurre que desistamos ir a ver a nuestra familia de origen prefiriendo, en cambio, quedarnos a celebrar con nuestros amigos o vecinos. Como nací en una familia pequeña, cada vez que me encuentro con alguien que tiene muchos hermanos siento un dejo de envida, en el buen sentido de la palabra. El otro día me encontré con alguien con estas características. Se trata de una mujer con varios hermanos, dos hijos y varios nietos. Me dijo que este año la fiesta de Navidad le tocaba a ella. Le pregunté qué pensaba cocinar, pero con una mirada más bien fría me contestó: “No pienso cocinar. Voy a encargarlo todo e incluso un mozo y un barman”.  Su respuesta me sorprendió ya que, si hubiera sido mi fiesta, yo me hubiera matado cocinando. En mi caso, puesto que estoy divorciada, no tengo familia extensa en los Estados Unidos, y mi hijo decidió no casarse todavía, mi Navidad es más bien sencilla. Reservo una mesa para dos en un buen restaurant de Miami, y mi hijo y yo pasamos la Navidad comiendo bien, tomando buen vino, y charlando de todo un poco. Cuando regreso a mi casa me siento agradecida de la relación que tengo con él y, además, de haber podido celebrar la Navidad a mi manera. Debo agregar que todos los restaurantes que hemos elegido a través de los años siempre han estado repletos. En otras palabras, muchos otros eligieron pasar las fiestas de la misma manera que nosotros. Por eso, si usted es una de esas personas que NO se encuentra tomando vino en una de esas salas adornadas con árboles de Navidad de ensueño, no se preocupe. Celebre la Navidad a su manera y recuerde que, a menudo, esos magníficos árboles están llenos de espinas. ¡Feliz Navidad para todos!

Monday, December 25, 2017

HOLIDAY DEPRESSION

There are two types of depression that take place in the winter season: Holidays Depression and Seasonal Depression. The latter is called Seasonal Affective Disorder (SAD) and has to do with the winter weather. Believe it or not this type of depression is related to the amount of light that the brain needs to regulate the body clock, so much so that treatment is based on using a light box that provides an amount of light similar to a sunny spring day. According to photo-biologists, the light from the lamp is transferred to the hypothalamus in the brain, which in turn affects the body clock function. This process will regulate the patient’s sleep pattern and this, as we all know, is very important to feel well and energetic, this is a very significant step. However, what I am going to be talking today is about the other kind of depression: Holidays Depression. This depression is generated less by genetics and more by the reaction to the situation that surround us. In other words, the fact that most of us tend to compare our lives to other people’s lives, especially during Christmas time, will result in some of us feeling shorthanded by life. It all starts by us walking the streets after dark and peering at the well lit living rooms of our neighbors and their magnificent Christmas trees, all of them embellished with glass ornaments. It all seems to come out of a Nutcracker scene with the fantastic dolls and the richly dressed guests. However, if we take the time to read the articles that deal with the subject of Christmas in the United States, we will realize that more than 50 per cent of us dread to spend time with our extended family. Some of us will define the holidays as a difficult time where we try hard not to let old resentments surface and hurt others. Some of us will even go to the extent of not travelling to see our family, staying home instead to spend quality time with neighbors or friends. Since I was born in a small family, every time I meet somebody with a large family I feel a tinge of envy in the good sense of the word. The other day I met one such person. This is a woman who has several brothers and sisters, two children and several grandchildren. She told me that this year it was her turn to host the Christmas party. I asked her what was she planning to cook, and with a cold gaze she answered: "I am not planning to cook, I will order everything and even hire two servers. A barman and a waiter." I was amazed at her answer because, had it been my party, I would have put to work my best culinary arts. In my case, since I am divorced, have no extended family in the US, and my only son has not decided to marry just yet, my Christmas is rather simple. I book a table for two in a very good Miami restaurant, and my son and I spend our Christmas Eve talking, eating well and sipping excellent wine. When I come home I feel grateful of the relationship I have with him, and also of having had the opportunity to celebrate Christmas my way. Furthermore, all the restaurants we have chosen through the years to spend our Christmas Eve at were totally full. In other words, many people had chosen our same way to celebrate their Holidays. That is why, if you are not one of those people sipping wine in the well lit living rooms adorned with fairy tales Christmas trees, worry not. Find your own way to celebrate and remember that many of those splendid Christmas trees are full of thorns. Merry Christmas to you all!

Thursday, December 21, 2017

HAY QUE PRESTAR ATENCIÓN A LOS SUEÑOS

Según Freud todo sueño es la representación de un deseo. A pesar de que a menudo es muy difícil de detectar, tenemos que recordar que en cada sueño actua un mecanismo de defensa que hace las veces de censor y oculta su significado. Sonia había estado divorciada por diez años, pero aún estaba obsesionada por el hecho de que su marido hubiera tomado la decision de irse. Y así, apenas abría los ojos Sonia se empezaba a preguntarse el porqué de su fracaso matrimonial. Demás está decir que esta factura pendiente con su ex marido la hacía sentir frustrada en extremo. Una noche sus vecinos del tercer piso la invitaron a tomar un trago. Era una pareja de su misma edad, con dos hijos adultos y que parecían tener un matrimonio perfecto. A pesar de que Sonia había leído suficientes libros en su vida para saber que no existen los matrimonios perfectos, les envidiaba la oportunidad de estar aún juntos y gozando de la última etapa de la vida. Ése había sido su sueño mientras su esposo y ella trabajaban y se hacían cargo de las responsabilidades de ser padres: jubilarse y viajar alrededor del mundo sin prisa. Desafortunadamente, apenas su hija se graduó de la universidad su marido la había dejado. El hecho había tenido lugar una fatídica mañana mientras estaban tomando el desayuno. “No te preocupes por el dinero -le había dicho evitando mirarla. -Tendrás todo lo que necesites". Y eso fue todo. Luego vinieron los largos inviernos de soledad y silencio que volvían a la muerte una excelente opción. Sonia se había leído todos los libros sobre divorcio que había encontrado disponibles, y hasta había buscado la ayuda de un par de psicoterapeutas con la esperanza de que uno de ellos le dijera: “Muchos cónyuges se separan, pero la mayoría se reconcilia", Pero después de que Sonia les contara su historia, los psicólogos se dieron cuenta de inmediato que este marido no volvería nunca. La noche en que Sonia fue al departamento de sus vecinos la pasó de maravillas, hablando y echando bromas mientras saboreaba un rico vino. Que sus vecinos la invitaran a pesar de que no tuviera pareja era para Sonia una fuente de consuelo muy grande. Se había sentido tan sola tantas veces que ser invitada por sus vecinos le sabía a gloria. Al regresar a su apartamento se sintió cansada pero contenta de haber pasado una velada muy agradable. Se desvistió y, después de enfundar su  camisón, apagó la lámpara de la mesita de luz. Se durmió casi de inmediato. En su sueño estaba caminando junto a su esposo, que no era sólo muy bien parecido sino que además era gentil y extremadamente cortes. Cuando le dijo que necesitaban ir a ver a un consejero matrimonial él accedió en silencio. Sonia se sorprendió ya que, en general, era un hombre difícil de convencer. Después de un rato llegaron a la oficina de la psicóloga. Ésta era una mujer que se especializaba en matrimonios que estaban al borde del divorcio. Una de sus técnicas era mostrar a sus pacientes cómo ella trataba a su propio marido. Sonia pudo ver como la psicóloga con su esposo se convertía en una mujer aduladora y servil. Al igual que una geisha. Cuando el psicodrama terminó, Sonia se levantó para irse no sin antes decirle a su terapeuta y a su marido que ella nunca podría ser tan complaciente. Su marido estuvo de acuerdo y salió con ella. Sonia amaba ese esposo tan gentil pero, después de que la puerta de la oficina se hubo cerrado, Sonia despertó. Apenas hubo tomado consciencia de estar despierta sintió un alivio como no había sentido en años. Finalmente pudo comprender no sólo por qué su matrimonio había terminado, sino que se había casado con un fantasma. El hombre del que se había enamorado era simplemente un producto de su imaginación; sólo existía en sus sueños.